En cuanto a procedimientos concursales se refiere, el artículo 37 bis de la nueva Ley Concursal considera que existe concurso sin masa cuando:

a) El concursado carezca de bienes y derechos que sean legalmente embargables.

b) El coste de realización de los bienes y derechos del concursado fuera manifiestamente desproporcionado respecto al previsible valor venal.

c) Los bienes y derechos del concursado libres de cargas fueran de valor inferior al previsible coste del procedimiento.

d) Los gravámenes y las cargas existentes sobre los bienes y derechos del concursado lo sean por importe superior al valor de mercado de esos bienes y derechos.

El procedimiento sería el siguiente: si el deudor se encuentra en cualquiera de estas situaciones, el juez dictará auto declarando el concurso de acreedores con expresión del pasivo resultante y concederá a los acreedores que representen al menos el 5% del pasivo, un plazo de 15 días para que puedan solicitar el nombramiento de un administrador concursal, a su cargo.

 Si transcurrido ese plazo ningún acreedor solicitara dicho nombramiento, el deudor que sea persona natural podrá solicitar la exoneración del pasivo insatisfecho. Si por el contrario, los acreedores solicitaran el nombramiento de administrador concursal, el Juzgado procederá al nombramiento para que en el pazo de un mes emita un informe para que informe sobre si hay indicios fundados y razonados de:

  • Que el deudor hubiera realizado actos perjudiciales para su propio patrimonio;
  • Que pudiera proceder el ejercicio de la acción social de responsabilidad contra los administradores o liquidadores;
  • Que concurso pudiera ser declarado culpable.

Si en el informe del administrador concursal se apreciaran indicios de alguna de estas situaciones, se procedería a la apertura de la fase de liquidación del patrimonio del deudor. En cambio, si dicho informe resultara negativo, el Juzgado procedería a dictar Auto de conclusión del concurso.

× ¿Cómo puedo ayudarte?